Modificación de medidas

Cuando un matrimonio llega a su fin, ya sea por nulidad, separación o divorcio, deben haber quedado reguladas judicialmente las medidas por consecuencia de este suceso.

Llegados a este punto, suelen surgir una serie de dudas: 

  • ¿Puedo cambiar las medidas definitivas de un convenio regulador? ¿Y si no hay un  acuerdo, pueden ser modificadas igualmente? 
  • ¿Cuál es el procedimiento a seguir? ¿Quién decide si las modificaciones son  sustanciales como para alterar ese convenio regulador? 

Modificación de medidas

Todas las medidas reflejadas en el convenio regulador resultantes del final del matrimonio, son  susceptibles de ser modificadas por una modificación de medidas. Así lo prevé el art. 233-7 del  Código Civil Catalán. 

Podemos encontrar desde la revisión de la custodia hasta la adaptación de las pensiones  alimenticias, pasando por la situación de los domicilios de los progenitores y los horarios y  actividades de estos junto con los niños, e incluso sobre animales de compañía. 

Sin embargo, los casos más más habituales que dan lugar a la modificación de medidas  comprenden: 

  • Variación económica de la pensión alimenticia así como el cese de la obligación de  pago de la pensión compensatoria. 
  • Transición de la custodia exclusiva a la custodia compartida. 
  • Ampliación del régimen de visitas. 
  • Alteración en la disposición respecto al uso del domicilio conyugal. 
  • Revocación de la patria potestad. 

No obstante, para que esta solicitud prospere será necesario que concurran una serie de  circunstancias: 

  • Que haya un cambio en las circunstancias que habían en el caso. 
  • Ese cambio debe ser sustancial y suficientemente importante. 
  • La variación debe incidir en el contexto en el cual se adoptó la determinación de aplicar  las medidas que se pretenden modificar. 
  • El cambio no puede revestir carácter transitorio o puntual.

Procedimiento a seguir

Respecto al plazo, no existirá uno específico para solicitar la modificación de las medidas e  incluso puede ser también por otros medios no judiciales, tal y como sería una mediación según  indica el art. 233-7 del Código Civil Catalán. 

Si acudimos a la vía judicial, podrá haber dos posibilidades, que haya avenencia entre las partes  y que por lo tanto sea tramitado como un procedimiento de mutuo acuerdo, o por el contrario,  que sea tramitado por vía contenciosa. 

Mutuo acuerdo

Si ambas partes están de conformes con las modificaciones que se quieren realizar, previo a la  demanda de modificación de medidas de mutuo acuerdo, deberán elaborar para proponer al juez  un convenio regulador con las modificaciones que se quieren llevar a cabo. 

Este convenio regulador es aquel documento que contiene los efectos derivados de una  terminación de un matrimonio (nulidad, separación o divorcio). Y es que el Código Civil otorga  a los cónyuges la facultad a estos para que pacten sobre aspectos personales y patrimoniales. 

En el caso de ser de mutuo acuerdo, la elaboración de este convenio y la tramitación del proceso  se tramitará por el artículo 775.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y pueden resultar menos  onerosas al ser posible que sea realizado por un solo abogado y procurador, sin perjuicio de que  cada parte tenga los suyos. 

Realizado este convenio regulador, el siguiente paso será interponer la demanda de mutuo  acuerdo en el juzgado que conoció la terminación del matrimonio, y revisados los cambios por  el juez y el Ministerio Fiscal en el caso de que haya menores, el Letrado de la Administración  de Justicia citará a las partes para ratificarse y posteriormente homologará el acuerdo que hayan  alcanzado las partes, dando como resultado la modificación de las medidas que eran buscadas  por las partes, que serán efectivas desde el momento que se haya dictado la resolución judicial. 

Contencioso

En el caso de que no haya avenencia entre las partes implicadas, el proceso se vuelve algo más  complejo y es que, en vez de realizar un convenio regulador de forma anticipada, se interpondrá  una demanda de modificación de medidas en la modalidad contenciosa por la parte que pretende  la modificación. 

Según el artículo 770 Ley de Enjuiciamiento Civil, entre la documentación imprescindible que  debemos aportar se encuentra el certificado de matrimonio, el certificado de nacimiento de los  hijos del Registro civil y documentos en los que funde su derecho. Además, en el caso de  solicitar un cambio de medidas de carácter patrimonial, el actor deberá aportar los documentos  que permitan evaluar la situación económica de las partes y de los hijos si los hubiere. Por  último, se deberá aportar la sentencia que se pretende modificar.  

Una vez recibida la demanda por la otra parte, tendrá un plazo de 20 días para responderla,  pudiéndose oponer a las pretensiones de la actora o incluso realizar una demanda  reconvencional, es decir, realizar solicitudes que le favorezcan a ella.

Una vez el juez tenga las tesis de ambas partes, señalará fecha para juicio citando a ambas partes  junto con sus abogados y procuradores y cada parte podrá alegar sus pretensiones en base a sus  pruebas propuestas. 

Realizado el acto de juicio, el juez dictará una sentencia donde determinará si procede o no la  modificación de medidas alegada por cada una de las partes. En el caso de no ser de nuestro  agrado, podremos recurrirla ante la Audiencia Provincial mediante recurso de apelación en el  plazo de 20 días. 

Cabe mencionar que en la demanda será posible solicitar medidas provisionales en virtud del  art. 773 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En AGUAR ABOGADOS, contamos con Abogados de divorcios y separaciones que, te pueden  asesorar sobre cómo realizar una modificación de medidas tras realizar el análisis oportuno de la  situación planteada. Así mismo también pueden realizar todos los trámites que se consideren  oportunos para satisfacer tus pretensiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?