Pensión alimenticia

Cuando dos personas deciden poner fin a su matrimonio, ya sea mediante divorcio o mediante separación, suelen tener ciertas dudas sobre la pensión de alimentos o pensión alimenticia. En concreto, podemos encontrarnos con las siguientes:  

  • ¿Qué es la pensión de alimentos? ¿Es lo mismo la pensión de alimentos que la pensión compensatoria? 
  • ¿Quién tiene que pagar la pensión de alimentos? 
  • ¿Qué incluye la pensión de alimentos? 
  • ¿Qué pasa si el progenitor no puede pagar la pensión de alimentos? 
  • ¿Cuándo se extingue la pensión alimenticia? 

1. Definición de pensión alimenticia y diferencia entre ésta y la pensión compensatoria.  

Cuando hablamos de la pensión alimenticia, hacemos referencia a aquella contribución de carácter económico que uno de los progenitores abona al otro para cubrir los gastos básicos del día a día de su hijo menor de edad o mayor de edad dependientes económicamente. Por tanto, es aquella obligación de pago, de carácter periódico, que se establece a favor de los hijos.  

A diferencia de la pensión de alimentos, la pensión compensatoria es aquella contribución económica que no se establece a favor de los hijos, sino a favor del cónyuge que queda en situación de desigualdad tras la disolución del matrimonio.  

Debemos tener presente que la pensión de alimentos también puede establecerse en otras relaciones familiares, como por ejemplo entre hermanos, cuando uno de ellos se encuentra en un estado de necesidad.  

2. Progenitor obligado a pagar la pensión de alimentos.  

Con carácter general, el progenitor que debe abonar la pensión alimenticia suele coincidir con el progenitor que no tiene la custodia de los hijos. Esto es así porque se entiende que el progenitor custodio ya sufraga todos los gastos diarios de los hijos.  

3. ¿Qué incluye la pensión alimenticia? 

La pensión de alimentos incluye todos aquellos gastos que se establezcan dentro del convenio regulador o sentencia de divorcio, que suelen ser los siguientes:  

A) Gastos ordinarios: son los gastos previstos y periódicos, como son la alimentación, ropa, calzado, gastos de educación, médicos, farmacéuticos, ocios ordinarios (como es el teléfono móvil), internet, etc. 

B) Gastos extraordinarios: son gastos imprevisibles y eventuales, como puede ser por ejemplo los gastos de una ortodoncia. Es decir, son aquellos gastos puntuales que no  suelen estar previstos. 

Los gastos ordinarios quedan incluidos dentro de la pensión de alimentos. En cambio, los gastos extraordinarios, al estar excluidos de dicha pensión, permiten solicitar el otro cónyuge que abona la mitad de los gastos. Cuando haya disputas sobre si realmente se debería afrontar dicho gasto o no, será el juez quien lo determine.  

4. Impago de la pensión de alimentos.  

La pensión de alimentos es una obligación, por lo que no puede dejarse de pagar de forma voluntaria. Si se dejara de abonar de forma voluntaria, se estaría incurriendo en un delito de abandono de familia previsto en el artículo 227 del Código Penal.  

La pensión alimenticia se podrá modificar, suspender o extinguir cuando las circunstancias hayan cambiado y así lo determine un juez. Es por ello que, en el caso de que el progenitor no pudiera abonar la pensión de alimentos, éste debería acudir a los tribunales para solicitar una modificación, suspensión o extinción de las medidas adoptadas. Allí será donde el juez determine qué es lo más conveniente en cada caso.  

5. Extinción de la pensión alimenticia.  

Es importante tener presente que la pensión de alimentos no se extingue cuando los hijos alcanzan la mayoría de edad, sino cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:  

  • Muerte de la persona que abona la pensión de alimentos o de la persona que la recibe.
  • Que el hijo incurra en causa de desheredación, incremente su patrimonio, acceda a un empleo o no lo haga por mala conducta o falta de aplicación.  
  • Que el patrimonio del progenitor que abona la pensión se haya reducido tanto que no pueda ni siquiera atender a sus propias necesidades. En este caso lo más probable es que se proceda a la suspensión de la pensión.  
  • Falta de relación entre el progenitor y su hijo por causas imputables al hijo. 

En AGUAR ABOGADOS, contamos con Abogados de divorcios y separaciones que, te pueden asesorar sobre cómo realizar una modificación de medidas tras realizar el análisis oportuno de la situación planteada. Así mismo también pueden realizar todos los trámites que se consideren oportunos para satisfacer tus pretensiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?