Delito de estafa

¿Qué debemos de entender como delito de estafa?

El delito de estafa debe ser considerado como un delito de carácter patrimonial que se produce cuando una persona (sujeto infractor) con ánimo de lucro emplea unos medios engañosos con el fin de provocar un error sobre la víctima, para inducirla a realizar una conducta de disposición sobre un bien, en perjuicio de sí misma o bien de un tercero.

Por ello, cabe considerar que el bien jurídico protegido en los casos de delito de estafa es el patrimonio, entendiendo este como el conjunto de bienes muebles, bienes inmuebles, derechos y servicios de los que dispone el perjudicado.

¿Qué elementos presenta el delito de estafa?

Para poder encontrarnos frente a la modalidad comisiva del delito de estafa, es necesario que la conducta del sujeto infractor presente los siguientes elementos característicos:

  • Comportamiento engañoso: el sujeto infractor debe de protagonizar la realización de una conducta que pueda ocasionar el engaño suficiente frente a un tercero, para que realice una acción que le ocasione un perjuicio económico y que no hubiera realizado sin la intervención del infractor.
  • Error producido a causa del daño: el daño ocasionado sobre la víctima, debe de ser consecuencia directa del engaño protagonizado por el sujeto infractor y que ha supuesto una disposición perjudicial sobre la masa patrimonial de la víctima.
  • Acto de disposición emprendido por el engañado: el engaño protagonizado por el infractor debe de suponer la realización de una conducta sobre la masa patrimonial del perjudicado. Cabe tener en cuenta, que normalmente la persona que realiza la conducta fruto del engaño y el perjudicado es la misma, pero no tiene por que ser siempre así (la disposición patrimonial puede ser realizada por un tercero en perjuicio de la víctima).
  • Perjuicio patrimonial: este debe de ser entendido en una doble vertiente, ya que lo que supone un perjuicio para la víctima se convierte de manera directa en un beneficio en favor del autor. Para poder valorar dicho perjuicio, deberemos de apreciar lo que la víctima tenía antes del engaño y lo que le queda después del mismo.
  • Elemento subjetivo: entendido este como el ánimo de lucro con el que actúa el sujeto infractor sobre el acto de disposición del patrimonio de la víctima.

¿Qué modalidades puede presentar el delito de estafa?

El delito de estafa, al igual que muchos otros delitos puede verse manifestado mediante la realización de un amplio abanico de conductas, por ello las modalidades frente a las que nos podemos en contar son muy diversas:

  • Modalidad leve: nos encontramos frente a un delito leve de estafa, cuando la cuantía de lo defraudado no excede de los 400 euros.
  • Tipo Básico: esta modalidad se produce cuando el sujeto infractor protagoniza una conducta que cumple con todos los requisitos expuestos en el apartado anterior, sin incurrir en circunstancias agravantes y siempre que la cuantía de lo defraudado exceda de los 400 euros.
  • Modalidad agravada: esta modalidad de estafa se produce cuando nos encontramos frente alguno de los siguientes supuestos:
  • Cuando recae sobre cosas de primera necesidad, viviendas y otros bienes de utilidad social.
  • Cuando se comete abusando de firma de otro.
  • Cuando lo estafado supera los 50.000 euros o bien afecta a un elevado número de personas.
  • Cuando se comete con abuso de las relaciones personales existentes entre autor y víctima, o si el autor aprovecha su credibilidad empresarial o profesional.
  • Si el autor ha sido condenado al menos por tres delitos de defraudaciones.
  • Etc.

¿Qué penas les son aplicables a dichas modalidades?

Tomando en consideración las modalidades anteriormente expuesta, las penas que pueden ser aplicadas en el delito de estafa son las siguientes:

  • Delito Leve: las penas que llevan aparejada de este tipo de conductas son las de multa de uno a tres meses.
  • Tipo básico: las penas aplicables son las de prisión de seis meses a tres años.
  • Tipo agravado: en estos supuestos las penas aplicables son las de prisión de uno a seis años más multa.

Cabe apreciar que cuando el valor de la defraudación sea mayor a 250 mil euros, la pena será de prisión de cuatro a ocho años y multa.

¿Puede una persona jurídica cometer el delito de estafa?

Con la ultima reforma del Código Penal, y más concretamente A raíz de la inclusión del artículo 251 bis en el Código Penal, las personas jurídicas también pueden ser consideradas responsables por la comisión de un delito de estafa.

Las penas aparejadas en relación a esta modalidad comisiva, serán las presentes en dicho artículo, tomando en consideración lo expuesto a lo largo del art. 31 bis CP.

EJEMPLO

Nos podemos encontrar frente a un supuesto delito de estafa, cuando se lleva a cabo por ejemplo la venta de unas entradas para un evento, resultando las mismas falsas, a cambio de una contraprestación económica.

Para ello, es necesario que la venta de dichas entradas pueda inducir al error o confusión a la víctima, al presentar por ejemplo una gran similitud con las verdaderas, y además la victima o tercero debe de realizar a cambio de las mismas un acto de disposición patrimonial que le ocasione un perjuicio y a su vez el sujeto infractor se vea beneficiado.

En AGUAR ABOGADOS, contamos con Abogados de derecho penal en Castelldefels expertos en materia de estafa que, tras realizar el correspondiente análisis del supuesto planteado, llevarán a cabo las acciones que se consideren oportunas para lograr satisfacer tus pretensiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?