Delito de Hurto

¿Qué es el hurto?

De conformidad con lo presente en nuestra legislación, debemos de tener en cuenta que el delito de hurto es un delito que atenta contra el patrimonio y el orden socioeconómico de un individuo.

Por ello, el delito de hurto es aquel que se comete cuando el que se apodera de las cosas muebles ajenas lo hace sin la voluntad de su dueño y con ánimo de lucro, sin violencia o intimidación, para poderse apoderar de las mismas.

Cabe apreciar que nos encontramos frente a un delito doloso puesto que, existiendo ánimo de lucro, el infractor es consciente en todo momento de que está llevando a cabo un acto delictivo, contra los bienes patrimoniales de un tercero.

¿Qué modalidades de comisión tiene el delito de hurto?

La comisión del delito de hurto presenta varias modalidades entre las que cabe apreciar las siguientes:

  • La consumación del delito de hurto está relacionada con la libre disponibilidad de los bienes sustraídos. Es decir, la consumación de este delito se produce cuando la víctima no puede recuperar sus bienes.
  • Se considera tentativa cuando el hurto no llega a consumarse, ya sea porque el responsable es descubierto mientras realizaba el hecho delictivo, o bien porque es perseguido y alcanzado después de haberlo realizado.

¿Cuándo nos encontramos ante el tipo básico del delito de hurto?

El tipo básico del delito de hurto se encuentra regulado en el artículo 234 del CP. El mismo expone que nos encontramos frente a este tipo de delitos cuando el sujeto infractor con ánimo de lucro, se apropia de cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño y cuya cuantía no exceda de 400 euros.

¿Cuándo nos encontramos frente al delito de tipo agravado de hurto?

El tipo agravado del delito de hurto, es aquel que, con ánimo de lucro toma cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño, independientemente de si el valor de los bienes apropiados supera o no los 400 euros, cuando se produce alguna de las siguientes circunstancias:

  • Cuando se trate de bienes de primera necesidad para la víctima y se cause un perjuicio importante sobre ellos.
  • Cuando los bienes tengan un valor artístico, histórico, cultural o científico.
  • Si se produce en explotaciones agrícolas o ganaderas, sustrayendo productos agrarios o ganaderos, así como los instrumentos utilizados para su producción.
  • Cuando exista un daño grave a bienes destinados al interés general, tales como infraestructuras de suministro eléctrico o servicios de telecomunicaciones.
  • Cuando el hecho delictivo resulte considerablemente perjudicial para la víctima y/o para su familia, ya sea por el valor de los bienes o por los daños causados.
  • Si para la realización del delito se ha utilizado a menores de dieciséis años.
  • Si el responsable del delito pertenece a una organización criminal.
  • Cuando para cometer el delito, el acusado se ha aprovechado de las circunstancias de la víctima.
  • Si el acusado ha sido responsable de tres o más delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

¿Qué penas pueden ser impuestas?

Para poder determinar la pena aplicable en los delitos de hurto, debemos de tomar en consideración varios aspectos como son las modalidades de comisión o el valor del bien sustraído.

  • Si la cuantía de lo sustraído supera los 400 euros, la pena será de prisión de seis a dieciocho meses.
  • Si la cuantía de lo sustraído no supera los 400 euros, la pena será de multa de uno a tres meses. Este caso será un delito leve, lo que antes se conocía como una falta.
  • Si nos encontramos frente a un delito de hurto agravado las penas aplicables serán las de prisión de uno a tres años.

¿Qué diferencia hay entre el delito de hurto y el de robo?

Tanto el delito de hurto como el delito de robo consisten en apropiarse, de una forma ilegítima y con ánimo de lucro, de los bienes ajenos. Los bienes jurídicos protegidos también son los mismos y la consumación de ambos radica en la libre disponibilidad de los bienes.

La diferencia entre estos dos delitos es que, en el delito de robo, se recurre a la fuerza o la violencia para conseguir llevar a cabo el acto delictivo, mientras que en el hurto no existe violencia o intimidación en las personas, o fuerza en las cosas.

EJEMPLO

Un claro ejemplo de comisión de un delito de hurto lo podemos encontrar en aquellos casos en los que el sujeto infractor protagoniza la sustracción de un bien (pantalón) en unos grandes almacenes, cuyo valor es inferior a 200 euros, siempre que para la realización de la conducta delictiva no se haya utilizado ni violencia ni intimidación.

En AGUAR ABOGADOS, contamos con Abogados de derecho penal en Castelldefels expertos, que te asesorarán en todo momento y realizarán todos los trámites que se consideren oportunos, tras el respectivo análisis del asunto planteado, con el fin de satisfacer tus pretensiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?