Demanda por incumplimiento contractual: Estrategias efectivas

Un contrato, a efectos del artículo 1254 del Código Civil, existe desde que una o varias personas consienten en obligarse, respecto de otra u otras, a dar alguna cosa o prestar algún servicio. De forma sucinta, un contrato es un acuerdo legal entre dos o más partes que establece obligaciones y derechos específicos para cada una de ellas.

Sin embargo, existe la posibilidad de que no se respeten esas obligaciones y derechos; es entonces cuando se produce el incumplimiento del contrato. El incumplimiento contractual se da cuando, existiendo un contrato sinalagmático que vincula a todas las partes que lo firmaron a cumplir de manera recíproca con las obligaciones acordadas, una de las partes (o ambas) no cumple con lo convenido.

A tales efectos, se podría demandar por incumplimiento contractual el impago de las mensualidades en un contrato de arrendamiento, o la no finalización de las actuaciones en el plazo señalado en un contrato de obra.

¿Qué hacer cuando nos encontramos ante una situación de incumplimiento de contrato?

En estos casos, el Código Civil, estipula en su artículo 1.124 lo siguiente: “La facultad de resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe.”

Además, el mismo precepto dota al perjudicado de dos vías para subsanar el incumplimiento; por un lado, exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el correspondiente resarcimiento de daños y pago de intereses en ambos casos, y, por otro lado, solicitar la resolución, aun después de haber optado por el cumplimiento, cuando este resultase imposible.

Así pues, el mismo Código Civil ya dispone un modus operandi para las situaciones en que exista un incumplimiento contractual, pero, ¿qué otras posibilidades se nos ofrecen?

  • Vía extrajudicial: antes de recurrir a los tribunales de justicia, es recomendable tratar de llegar a un acuerdo entre las partes fuera de estos si es posible. De esta forma, las partes se ahorrarán los gastos derivados del procedimiento judicial. Se trata de una reclamación que se realiza de forma amistosa. Es aconsejable mandar un burofax para que quede constancia de que se ha tratado de llegar a un acuerdo extrajudicialmente, para que, en el caso de que tal acuerdo no se dé, pueda servir como prueba en el ulterior proceso.
  • Mediación: en la mediación, ambas partes comparecen de forma voluntaria y de mutuo acuerdo para que una tercera persona, ajena al conflicto, trate de acercar posturas y resolver sobre los inconvenientes acaecidos.
  • Demanda de incumplimiento contractual y litigio: si ninguno de los otros cauces ha surgido efecto, o directamente no se han planteado, la parte perjudicada podrá interponer una demanda por incumplimiento contractual, haciendo constar la causa qué originó la controversia, y la pretensión o pretensiones que se solicitan (por ejemplo, el cumplimiento de la obligación de pago más los intereses de demora devengados).

No obstante, antes de acudir a ninguna de estas vías, le recomendamos que revise el contrato que fue objeto de incumplimiento, puesto que en muchos casos hay cláusulas en el mismo que ya fijan el modo de proceder ante este tipo de coyunturas, así como el tribunal o juzgado ante el que deberán dirimirse.

Acompañamiento experto en una demanda por incumplimiento contractual

En AGUAR ABOGADOS, contamos con Abogados expertos en demandas por incumplimientos contractuales que, tras realizar el análisis oportuno de la situación planteada, te asesorarán y realizarán todos los trámites que se consideren oportunos para satisfacer tus pretensiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?