Pedir indemnización por denuncia falsa

Mucha gente se pregunta, ¿Qué pasa si alguien que quiere perjudicarme por motivos  personales me denuncia ante la autoridad policial sin yo haber hecho nada? Pues, en la  actualidad existe un delito regulado en Código Penal en referencia a ello, tipificado dentro  del Capítulo V “De la acusación y denuncia falsas y de la simulación de delito”.  

¿Cómo sabemos si estamos ante este hecho delictivo?  

Pues bien, para empezar, debemos definir el delito de “denuncia falsa” como, acto de  imputar a una persona el haber cometido un delito a sabiendas de que esto es falso, ante  una autoridad policial o judicial.  

Este, lo encontramos regulado en el artículo 456 del Código Penal, y dice en su apartado primero:  

  1. Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad,  imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirán infracción penal, si  esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber  de proceder a su averiguación, serán sancionados: 
    1. Con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro  meses, si se imputara un delito grave. 
    2. Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos  grave. 
    3. Con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve. 

Por tanto, si se cumplen con los requisitos que señala el artículo expuesto, estaremos  ante este tipo de actos. Estos requisitos de forma detallada son: 

  1. Se deben imputar unos hechos concretos a una persona específica.  
  2. Los hechos que señalan como cometidos, deben ser constitutivos de delito para  poder denunciarlo y proceder a la pertinente investigación tras la denuncia, ya  que de lo contrario no tendría sentido. 
  3. Que la persona acusada, realmente no haya llevado a cabo la comisión de esos  actos. 
  4. Que la denuncia o querella se formalice y quede constancia, es decir, que se lleve  a cabo ante la autoridad policial o judicial.  
  5. Que exista dolo a la hora de denunciar, es decir, que la persona denunciante sepa  que el denunciado no ha cometido el hecho del que se le acusa, y de forma  completamente intencionada lo denuncie por ello. 

Una vez el acto de denuncia esté cometido, ¿Qué pasará con el denunciado? 

En este punto, la persona acusada de cometer un delito que no ha llevado a cabo, por  tanto el denunciado, puede perseguir este delito denunciándolo como tal pero además, también lo podrá perseguir de oficio, el juez cuando haya sospechas fundadas y tras  dictar auto de sobreseimiento o archivo, o bien sentencia pero absolutoria, ya que de  forma contraria, esta sentencia estaría manifestando que el denunciado sí que ha llevado  a cabo la comisión del delito que corresponda.  

Esto último, lo expone el artículo referido con anterioridad, es decir el 456 del Código  Penal, en su segundo apartado:  

2. No podrá procederse contra el denunciante o acusador sino tras sentencia firme o auto  también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la  infracción imputada. Estos mandarán proceder de oficio contra el denunciante o acusador  siempre que de la causa principal resulten indicios bastantes de la falsedad de la  imputación, sin perjuicio de que el hecho pueda también perseguirse previa denuncia del  ofendido. 

En AGUAR ABOGADOS, contamos con Abogados penalistas, expertos en esta área que, tras realizar el análisis oportuno de la situación planteada, te asesorarán y realizarán todos  los trámites que se consideren oportunos para satisfacer tus pretensiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?