¿Qué va a pasar con mi mascota si me divorcio?

Mascota y divorcio de mutuo acuerdo

Actualmente, la consideración que tenemos hacia las mascotas en un hogar es muy alta, es por ello, que cuando un matrimonio quiere someterse a un divorcio en el que de mutuo acuerdo quieren pactar todas las circunstancias que les rodean, les surgen dudas sobre el futuro de sus animales de compañía, qué va a pasar con ellos, si podrán también pactar sobre la relación que tendrán con los mismos a partir del divorcio, o si es completamente impensable poderlo incluir a nivel legal. 

Para empezar, debemos esclarecer el concepto de divorcio de mutuo acuerdo, ya que en ocasiones puede confundirse con otros términos. En el caso de divorcio de mutuo acuerdo, los cónyuges deben presentar de forma conjunta una Demanda de divorcio junto con un Convenio Regulador. En estos documentos debe expresarse la voluntad de ambos de llevar a cabo este procedimiento, además de detallar las principales normas por las que se regirá la relación entre ambos a partir del divorcio en consecuencia a la unión matrimonial a la que se sometieron, incluyendo temas como los hijos, la vivienda familiar, el patrimonio etc. Este concepto, lo relacionamos con el artículo 87 del Código Civil y en nuestro caso, también con el 233-2 del Código Civil de Cataluña, los cuales permiten llevar a cabo este tipo de procedimientos.

Convenio regulador mascotas

Como hemos dicho, es en este Convenio Regulador, en el que tenemos que incluir las decisiones que tomemos de forma conjunta a nivel organizativo, y como no podría ser de otra forma, es aquí donde actualmente sí podremos incluir el qué hacer con nuestras mascotas. 

El concepto de mascotas dentro de una familia ha cambiado mucho a lo largo de los años, actualmente nos encontramos en un momento en el que estas, forman parte de nuestras familias como uno más, pero no solo a nivel personal sino también a nivel legal, ya que en materia de Ley de Protección y Derechos de Los Animales en España, las mascotas son consideradas un miembro más de la familia, siendo seres protegidos por el Estado, entrando esto en vigor el día 5 de enero a través de la publicación de la Ley 17/2021, de 15 de diciembre mediante la modificación del Código Civil, sobre el régimen jurídico de los animales.  Dice además el Código Civil de Cataluña en su artículo 511-1 apartado tercero “Los animales, que no se consideran cosas, están bajo la protección especial de las leyes”.  Todo esto, abre las puertas a poder organizarnos a nivel legal en este ámbito en caso de divorcio.

El Código Civil, en su artículo 90.1 b9 bis, regula un régimen de custodia de mascotas en supuestos de crisis matrimoniales, introduciendo la posibilidad de pacto de las partes sobre animales domésticos, en el cual dice: 

“El destino de los animales de compañía, en caso de que existan, teniendo en cuenta el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal; el reparto de los tiempos de convivencia y cuidado si fuere necesario, así como las cargas asociadas al cuidado del animal.»

El cuidado de estos animales de compañía se puede confiar a uno u otro cónyuge de manera exclusiva, o de forma compartida, determinando, en una u otra modalidad, la forma en la que podrán tenerlos en su compañía, incluyendo así, decisiones como; quien se quedará de forma exclusiva las mascotas, o en caso de querer compartir, de qué forma lo harán en cuanto a horarios, que deben hacer si la mascota está a cargo de una parte y a la misma le surge algún impedimento para cuidar de ella, como proceder en el caso de querer que la mascota viaje fuera de la residencia habitual de la misma con una de las partes etc. Siendo esto así, cabe mencionar que todas las decisiones que se tomen respecto a las mascotas, deben velar por el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna consulta?